PARA RECORDAR...

 

EL MAESTRO Y EL ESPEJO

 

Un joven discípulo observaba a su viejo maestro. Como cada mañana, después de su meditación, se sentaba en su escritorio repleto de libros y se ponía a trabajar. Realmente no era eso lo que captaba el interés del joven discípulo. Su curiosidad estaba motivada al ver que su maestro tenía un espejo y de vez en cuando paraba su trabajo y se miraba en él.

Un día, el joven discípulo se atrevió a decirle a su maestro que él también quería tener un espejo.

El maestro le dijo al joven discípulo: no te hace falta tener un espejo, ahora te toca cuidar y prestar atención a tu interior. El espejo sólo sería para ti una distracción de lo importante.

El joven entonces le preguntó - ¿para qué usted tiene un espejo?-

El maestro sonrió y dijo – a mi edad mirarme al espejo y ver mis arrugas me ayuda a seguir trabajando y valorar el tiempo que me queda. 

 

Apartado: 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.